Los porteros automáticos son frecuentes en las viviendas. Constituyen un elemento de seguridad para evitar la entrada de personas intrusas. Para ello, están compuestos por un terminal de llamada que se coloca en el exterior de la vivienda y otro de apertura que se instala en el interior. De esta manera, se puede conocer la identidad de quien llama a la puerta o, incluso, verle gracias a la instalación de una cámara de video.

Camaras IP y videovigilancia